Salmo 125



¿Cuál es el Salmo 125?

1 Canto de peregrinación.

Los que confían en el Señor

son como el monte Sión,

que permanece inconmovible para siempre.

2 Jerusalén está rodeada de montañas:

así rodea el Señor a su pueblo,

desde ahora y para siempre.

3 No permanecerá el cetro de los malvados

sobre la herencia de los justos;

no sea que también los justos

inclinen sus manos a la maldad.

4 Colma de bienes, Señor,

a los buenos y a los rectos de corazón.

5 ¡Que el Señor haga ir con los malvados

a los que se desvían por camino tortuosos!

¡Paz a Israel!

Canto de peregrinación

El salmo 125 es una declaración que traspasa de la admiración y la exclamación, debido a que el salmista David una vez más hace gala de su capacidad de escritura y amor por el Padre celestial para expresar lo grande y excelso de lo que es el Padre celestial, no solo por enseñar a una generación, sino también porque salía de lo más profundo de su corazón, ya que vale recordar una vez más que este hombre fue catalogado por el mismo Padre celestial como un hombre conforme al corazón de DIOS, siendo esta otra oportunidad para expresar lo grande de su amor y fidelidad al rey de reyes y señor de señores, destacando sobre muchos otros personajes de la biblia por su pureza de corazón, lugar donde se encontraba lo realmente importante de su vida.

Dios sosteniendo a un niño

En medio de esta declaración estaba totalmente seguro de que no sería quebrantado en la tierra, porque existía una promesa y un propósito que de cualquier forma se cumpliría en su vida, y de manera más acelerada si se mantenía fiel al Padre eterno.

¿Qué es el salmo 125?

Este salmo 125 se convierte en un presagio de lo que el creador estaría por hacer los próximos años con el pueblo de Israel para ser librados de distintos países y ejércitos que fraguaban su muerte y fracaso para manchar la reputación del nombre de DIOS, pero como el rey de reyes no pierde ni perderá una batalla, siempre colocará a cada uno de sus emisarios claves para consolidar su reino y deshacer las obras del enemigo.

En ese tiempo fue David, en otro José, Moisés, el mismo Jesús, pero hoy la historia nos coloca a cada uno de nosotros en el presente, como parte de ese ejército que está dispuesto a marcar la diferencia, y dejar todo en el campo de batalla para obtener la victoria.

El sentido de este salmo es sin duda alguna de peregrinación, por cuanto desde el cielo se habían colocado características especiales en el pueblo de Israel que no existían en otros países; la más importante, por supuesto el amor y la misericordia de DIOS pese a su constante desobediencia que marcaría el rumbo profético de una nación que siempre fue protagonista del favor del Padre celestial en su vidas, por parte de diferentes hombres enviados por el cielo para marcar la diferencia y demostrara que mientras se coloca toda la confianza en el que todo lo puede, no hay nada que pueda hacerle frente a los hijos de DIOS.

Dios protege a su pueblo – Salmo 125

Es inevitable que así como el pueblo de Israel, como hijos de DIOS encontremos oposición enviada por el enemigo de diversas formas, las cuales tendrán como objetivo hacernos fallar y caer de manera tangible, pero a pesar de esto, el rey de reyes y señor de señores nos llama a presentar nuestra confianza de manera inobjetable para lograr ser protagonistas de su inmenso poder que nos hará invencibles para poder vencer las asechanzas del maligno, y de esta forma levantar las banderas de vida y ´victoria como pueblo escogido por DIOS.

Salmo 125
Puntúa este artículo


Quizá te interese