Salmo 118



¿Cuál es el salmo 118?

1 ¡Aleluya!

¡Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque es eterno su amor!

2 Que lo diga el pueblo de Israel:

¡es eterno su amor!

3 Que lo diga la familia de Aarón:

¡es eterno su amor!

4 Que lo digan los que temen al Señor:

¡es eterno su amor!

5 En el peligro invoqué al Señor,

y él me escuchó dándome un alivio.

6 El Señor está conmigo: no temeré:

¿qué podrán hacerlo los hombres?

7 El Señor está conmigo y me ayuda:

yo veré derrotados a mis adversarios.

8 Es mejor refugiarse en el Señor

que fiarse de los hombres;

9 es mejor refugiarse en el Señor

que fiarse de los poderosos.

10 Todos los paganos me rodearon,

pero yo los derroté en el nombre del Señor;

11 me rodearon por todas partes,

pero yo los derroté en el nombre del Señor;

12 me rodearon como avispas,

ardían como fuego en las espinas,

pero yo los derroté en el nombre del Señor.

13 Me empujaron con violencia para derribarme,

pero el Señor vino en mi ayuda.

14 El Señor es mi fuerza y mi protección;

él fue mi salvación.

15 Un grito de alegría y de victoria

resuena en las carpas de los justos:

«La mano del Señor hace proezas,

16 la mano del Señor es sublime,

la mano del Señor hace proezas».

17 No, no moriré: viviré

para publicar lo que hizo el Señor,

18 El Señor me castigó duramente,

pero no me entregó a la muerte.

19 «Abran las puertas de la justicia

y entraré para dar gracias al Señor».

20 «Esta es la puerta del Señor:

sólo los justos entran por ella».

21 Yo te doy gracias porque me escuchaste

y fuiste mi salvación.

22 La piedra que desecharon los constructores

es ahora la piedra angular

23 Esto ha sido hecho por el Señor

y es admirable a nuestros ojos.

24 Este es el día que hizo el Señor:

alegrémonos y regocijémonos en él.

25 Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad.

26 ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!

Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:

27 el Señor es Dios, y él nos ilumina.

«Ordenen una procesión con ramas frondosas

hasta los ángulos del altar».

28 Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias;

Dios mío, yo te glorifico.

29 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque es eterno su amor!

Acción de Gracias por la Salvación recibida de Yahvé

Como lo dice su título, el salmo 118 es una oración de gracias por la salvación que Dios le otorgó al pueblo tras un encuentro con sus enemigos. Puede ser considerado como un himno de acción de gracias por la victoria obtenida luego de enfrentarse a los enemigos de Israel. Todos los asociados al culto de Yahvé, intervienen en todas las estrofas con sentido de procesión, desde los sacerdotes hasta los laicos, entre otros. En la literatura se nota que una voz recita un verso y el coro responde el resto de las frases con rima.

Un hombre agradecido por los portentos de Yahvé

El salmo 118 conforma la última entrega de los salmos aleluyáticos y tiene un sentido eucarístico. El poeta entonces habla en nombre de Israel, porque Yahvé ha logrado liberarlos con un milagro de un peligro nacional, se expresa hasta llegar al templo los sentimientos de gracias hacia Dios. Algunos críticos (la mayoría) opina que este salmo fue compuesto para la fiesta de los tabernáculos la cual es celebrada luego de reconstruir los muros de Israel. Pero como contiene un sentido ideológico que confunde a los expertos, entonces no pueden determinar la verdadera fecha de composición, algunos piensan que es de los tiempo de los Macabeos, los tiempos de Zacarías o después de exilio babilónico.

¿En cuántas partes se divide el salmo 118?

El salmo se divide en dos partes, la primera habla de Yahvé, el salvador del pueblo. Se supone que la procesión ya está organizada y el salmista invita a todos los que asisten a formar parte del canto que pregonaba los beneficios de su Dios. El director del coro habla y la gente responde, siempre con el mismo estribillo. El Todopoderoso ha mostrado su gran poder y piedad con el salmista y todas las naciones ya que les ha librado de la angustiosa situación.  Por eso no vale de nada valerse solo de la ayuda humana, esta no es suficiente y hay que confiar en el Rey del Universo.

La segunda parte del salmo es la manifestación de agradecimiento por parte de la colectividad, una vez que salieron victoriosos y sus enemigos fueron derrotados con éxito, los Israelistas empezaron un himno de jubilo. Aquí en nombre de todos el salmista describe los sentimientos de todos, los cuales afirman que segueran pregonando las hazañar del Señor. Aquellos viejos castigos fueron enviados por el Rey de reyes para poder disciplinar a su pueblo y que se fueran por el camino de la rectitud y que sigan las leyes divinas, y solo por las promesas y la alianza no ha entregado a Jerusalém a la ruina total.

Acción de gracias de Israelistas – salmo 118

Israel en efecto representa la salvación de la humanidad porque transmite las acciones salvadoras de Dios en la historia. Una de las mejores pruebas de ellas es la suerte luego del exilio en Babilonia, es un ejemplo claro de la fidelidad de Yahvé y lealtad antes sus promesas, es solo una forma de mostrar el gran futuro que le espera al pueblo elegido. El salmo también cierra con el Den Gracias al Señor porque Él es bueno. La manera en que el director y la gente se expresaba en el salmo era necesario para que así se entendiera el tema y los cambios de ideas.

Salmo 118
Puntúa este artículo


Quizá te interese