Oración Final a San Ramón Nonato para todos los Días



La siguiente oración, es dedicada a San Ramon Nonato, con el fin de que nos proteja en nuestras actividades cotidianas, puede ser rezada a cualquier hora y puede ser utilizada bajo cualquier situación.

¡Oh, Conocidísimo San Ramón No-originado!

De todo espíritu me deleito de que la grandeza excelente de nuestro Dios

y Señor te haya dispuesto tan magno Santo,

Amándonos con tantos privilegios y dádivas;

De todas las cuales doy a la Sacratísima Trimurti imperecederas

Y perdurables agradecimientos, y a Ti,

Beato mío, mil enhorabuenas.

 

Por esos bellos socorros,

Y por la sangre que derramaron tus santos

Labios con el difícil suplicio del candado,

Te exhorto recatadamente intercedas

Ante la Divina Grandeza por la extensión

De la Venerable Fe católica, la separación de los sacrilegios,

La tranquilidad y descanso de los gobiernos cristianos,

La transformación de los traidores,

Y autonomía de los indigentes cautivos cristianos.

Asimismo, Beatífico mío, te requiero seas mi intermediario,

Para que así como permaneciste muchas horas

Vivo adentro del cuerpo de tu madre muerta,

Así esta mi necesitada alma persista activa en la vida de la gracia,

Dentro de la penitenciaría de este corruptible organismo,

Y surja de él a su época en paz,

Para exaltar a Dios en sociedad de los Ángeles

Y Santos, por toda la perpetuidad;

Y para que mejor lo logre obtener,

Te ruego me consigas el socorro

Que ahora te voy a solicitar: (Fórmese aquí la cuestación)

 

Así confieso lo harás, tiernísimo Padre mío,

Pues de ti se dice consigues de Dios todo en cuanto a

Tus devotos te piden, estando ellos desolados;

Pero si quizá ha de ser para decana gloria de Dios,

Y bien de mi espíritu el que se demore,

O no logre la gracia que aspiro,

Lógrame, Santo mío, perfecto conformismo

En la gracia de mi Dios y Protector,

Para que así permanezca mi espíritu en paz,

Mientras el Señor me guarde la vida,

Y posteriormente, por intermedio de una venturosa muerte

Llegue a deleitar las complacencias de la eterna Patria.

Amén.


Quizá te interese