Consagración para poner el agua



Oh Dios mío Padre misericordioso, que hermoso es saber que nuestro niño/a va a recibir los santos oleos para la realización del santo sacramento, como es la consumación para poner el agua. Padre mío nuestra riqueza es la fe, porque creemos en la palabra del Señor, en la purificación del alma y del espíritu, en el santo sacramento del bautizo.

Señor, es grandioso ver en tu templo una gran cantidad de familias que vienen con sus niños para su consagración, sus rostros irradian felicidad y orgullo, ya que sus hijos van a recibir al Señor quien va ser su guía espiritual para toda la vida.

Consagración para poner el agua

Dios misericordioso, hoy estamos frente a ti
para que, a través
de la consagración de la postura de agua
limpies las impurezas, el pecado original
que toda persona trae al mundo al nacer,
por medio de esta consagración
comienza el camino de la luz.

Señor, te pido que consagres su mente
para que piense en positivo,
que consagres sus oídos,
para que escuche sólo cosas de bien,
que consagres su vista,
para que vea el sendero que tú has construido.

Que el corazón de
(Nombre del niño/a consagrado)
esté siempre con el amor de Dios
y al prójimo.
Que su vida entera sea una imitación fiel
de la vida y virtudes de nuestro Señor.

Dios mío, oye mi voz,
mis ruegos y mis suplicas,
te pedimos que a (…)
le des fuerzas suficientes
y pueda ver claro el proyecto de la vida
que va a tener y a sus padres
dales sabiduría, para que lo/a guíen
por el buen camino.
“Se realiza una cruz con sal y se le coloca una pizca en la lengua”.

En el nombre de Dios todopoderoso,
del Espíritu Santo, y con la divina
intercesión de la Virgen María,
que comience su camino por la luz,
por lo tanto, yo te bautizo
en el nombre del Padre, del Hijo
y del Espíritu Santo.

“Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, un Gloria y un Credo”.

Señor mío,
te agradezco por hacernos
partícipes de una nueva vida.
Protege y cuida su alma,
su cuerpo,
para que llegue sano a la luz del mundo,
que Dios permanezca siempre en ti,
que la felicidad de (…)
perdure todos los días en tu corazón,
que su vida esté rodeada de paz y tranquilidad,
pero sobretodo que tu amor
le llene de alegría y bondad.

Amén.


Quizá te interese