Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa



Esta bienaventuranza es una continuación de la anterior, siendo aún más específica, ya que se trata de ser perseguido a causa de Jesucristo, en este sentido, la persecución no es la razón para obtener la felicidad, sino que la verdadera razón de la felicidad es la fe en Jesucristo.

Asumir la verdad, la justicia, el amor, y trabajar por la paz implica anunciar la causa de Jesucristo, por esta razón hablaran mal de ti,  te perseguirán, y usaran la mentira para hacerlo.

La injuria y la calumnia son persecuciones que sufre el cristiano de conducta íntegra en conformidad con la voluntad divina, no se debe ver como un fracaso, sino como una prueba que trae consigo una gran victoria.

La felicidad de los perseguidos está relacionada con la fe de los cristianos, una fe que debe ser capaz de soportar la prueba de la persecución, como una manera de unirse a Jesucristo resucitado, con ello la vida del cristiano se llena de esperanza para el día del juicio final.

¿Por qué serán bienaventurados a los que injurian y persiguen?

De acuerdo a la bienaventuranza, todos estos vilipendios que sufren quienes predican la causa de Jesucristo, tiene una gratificación que incluye comodidad, placer, grandeza y gloria, que sólo serán satisfechos en el Reino de los cielos el día del juicio final.

Ciertamente la mayor retribución en el Reino de los cielos es el día del juicio final, donde todo ser humano comparecerá ante Dios, para ser juzgado por la condición de su alma, y aquellos que han obrado apegados a la ley de Dios serán recompensados con la vida eterna.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa
Puntúa este artículo


Quizá te interese

Una respuesta

  1. José Esteva julio 6, 2017

Dejar una respuesta