Noticias Cristianas

Santo Tomás de Cori. Santo del día 11 de enero

La Iglesia Católica y sus fieles se reúnen para festejar a Santo Tomás de Cori este 11 de enero. De origen humilde, pero de fuerte convicción y espíritu religioso, el santo destacó como elocuente presbítero, hablando del Señor como si fuera su mejor amigo. La austeridad de Santo Tomas también lo hacía resaltar entre los creyentes, impartiendo lecciones de entrega y penitencia, lo cual lo llevó a realizar numerosas fundaciones.

Nacido en el año 1.655, con padres de nobles intenciones que apenas podían traer sustento a su hogar. Con la guía de un padre católico, Tomas también se interesó en las historias del Señor, aunque su familia pronto lo llamó para trabajar en el campo, haciendo oración y reflexión durante sus largos trabajos como pastor. Gracias al deseo del joven, su espíritu se fortaleció en comunión con Cristo y ante la partida de sus amados padres, inició su verdadera vocación.

La pasión eremita de Santo Tomás de Cori 

Solicitando su ingreso en un convento de religiosos trabajadores, aprovecharon el potencial de Santo Tomas para la enseñanza además de ofrecerle diversos cargos. Durante un periodo, el padre se sintió cómodo en aquel cargo hasta recordar sus años de pastor siendo un gran amante de la vida solitaria, por lo tanto, solicitó viajar a tierras aisladas y practicar una vida eremita hasta el fin de sus días.

El talento fundador y los milagros

Pese a elegir la vida eremita, Tomás siempre disfruto de guiar a nuevos creyentes, con su talento innato, realizó fundaciones e impartió el ejemplo de entrega cristiana. En una ocasión, la comunidad quedó impactada cuando el santo levito del suelo en éxtasis, retornando a dar misa sin cambio alguno. Finalmente, el padre se convirtió en una figura de culto, siendo canonizado en el año 1.999 por el papa Juan Pablo II.

Santoral del día 11 de enero 

Además de festejar la obra del presbítero Santo Tomás, en esta ocasión se conmemora la vida de numerosos compañeros santificados. Estos son algunos de los más destacados: 

– San Salvio, compañero mártir

– Beato Bernardo Scammacca, apasionado presbítero

– Beata Ana María Janer Anglarill, fundadora comprometida

– San Teodosio, noble monje


¡Comparte! Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp