Noticias cristianas

San Timoteo y San Tito. Santos del día 26 de enero


San Timoteo y San Tito fueron discípulos y colaboradores de San Pablo que vivieron en la época de los primeros cristianos y que son venerados por la Iglesia Católica como santos.

Los obispos

San Pablo nombró obispos a San Timoteo y San Tito para presidir las comunidades cristianas y continuar con el trabajo encomendado por el Señor Jesucristo.

San Timoteo era hijo de padre pagano y su madre era judeocristiana, nativos de Listra. De acuerdo al Nuevo Testamento, era uno de los discípulos más cercanos de San Pablo, ya que lo acompañó a varios viajes.

De manera que San Pablo lo nombró Obispo de Éfeso, y por medio de dos cartas destinadas a él, que son las epístolas de Primera y Segunda Carta a Timoteo le orientaba en cuanto a la dirección de las comunidades.

San Tito es nombrado en las cartas de San Pablo, donde se pudo conocer que lo acompañó al Concilio de Jerusalén.

Predicaron en varias ciudades, y posteriormente lo nombró Obispo de la Isla de Creta. San Pablo también le dirigió una carta que es la Epístola a Tito, encontrada en el Nuevo Testamento, con direcciones para la Iglesia.

Morir por la fe

san timoteo

De acuerdo con los historiadores, San Timoteo murió martirizado en el año 97 cuando trató de impedir una fiesta pagana que se iba a realizar en la región.

San Tito, por su parte, se cree que murió ya anciano y venerado, aunque no hay registros exactos sobre su muerte.

Ambos fueron discípulos fieles y estuvieron siempre dispuestos a servir a Dios al estar al frente de las primeras comunidades cristianas, y defender su fe a toda costa.

La festividad de San Timoteo y San Tito se celebra justo después de la conversión de San Pablo, que es considerado como el apóstol de los gentiles.