Noticias cristianas

Santa Bernadette Soubirous. Santo del día 16 de abril.


Santa Bernadette Soubirous. También conocida como Santa María-Bernadette, fue una humilde pastorcita, mística y religiosa, nacida en Lourdes, Francia en el año 1844. Se hizo célebre por haber recibido la gracia de la aparición de la Virgen María. Es la santa que conmemoramos el 16 de abril.

santa bernadette

Santa Bernadette, era la mayor de nueve hermanos, en una familia de pastores y gente muy humilde.  Varios de sus hermanos, fallecieron a causa de las carencias y condiciones de salud tan mermadas.  La misma santa, presentó siempre una delicada condición de salud a causa de la mala nutrición que tuvo de niña. 

La condición de sufrimiento y mala salud de Santa Bernadette, lejos de hacerla una persona desdichada y malhumorada, la fortaleció en su fe cristiana, y su espiritualidad se hizo fuerte y pronto, célebre por su comportamiento impoluto, convencida que, a través de su bondad y oración, llegaría a agradar a Dios y a la Virgen María de la cual era muy devota.

Las precarias condiciones de salud de Santa Bernadette, no le impedían mantenerse en constante oración y devoción a la virgen María. Fue entonces cuando, el 11 de febrero de 1859 y, hasta el 16 de julio de ese año, tuvo esta santa la gracia de la aparición mariana en 18 ocasiones, y la Virgen María, de Lourdes, le conminaba a mantenerse en oración y fortalecía la devoción cristiana de Santa Bernadett.

santa bernadette

Las apariciones de la virgen de Lourdes a Santa Bernadette se hicieron célebres entre los pobladores quienes acudían en ciento y cientos para observar a la santa niña en oración y contemplación y le atribuyeron condiciones de santidad.

Tras 15 años de servicio religioso en el Convento de las Hermanas de la Caridad de Nevers, falleció Santa Bernadette, el 16 de abril de 1879, ratificando que había visto a la virgen maría, apretando un crucifijo sobre su corazón. Su cuerpo incorrupto, aún se conserva en el santuario de la virgen de Lourdes.  Fue declarada Santa por el Papa Pío XI, el 8 de diciembre de 1933.