Noticias cristianas

Santa Catalina Tekakwitha. Santo del día 17 de abril.


Santa Catalina Tekakwitha. Fue una aborigen de Norte América, perteneciente a la tribu Mohawks, nacida en el año 1659. Su atributo, fue su conversión a la fe cristiana, que defendió hasta su muerte, siendo respetada y venerada, al atribuirle milagros de curación. Es la santa que conmemoramos el 17 de abril.

santa catalina tekakwitha

Santa Catalina Tekakwitha, es venerada en los Estados Unidos, el 14 de julio, pero su festividad se establece, para el resto del mundo cristiano, el 17 de abril, fecha de su entrada al reino de Dios, ocurrida en el año 1680, cuando contaba con 24 años.

La historia de Santa Catalina Tekakwitha, es digna de ser recordada ya que, por su fuerte apego a su entorno y costumbres ancestrales, abrazó la fe católica y devoción cristiana, motivo por el cual se le atribuye un patronazgo como Patrona de la Naturaleza y la Ecología.

El amor que profesaba Santa Catalina Tekakwitha, cuyo nombre indígena era Kateri, es atribuido a sus virtudes de bondad y entrega.

Era una mujer muy bondadosa, quizá mucho más, a partir de su bautismo cristiano, el cual se produce cuando tenía 11 años, tras la llegada de los misioneros jesuitas franceses a la región donde ella habitaba junto a unos familiares, ya que, la tragedia familiar se presentó a su vida a los 4 años cuando perdió a sus padres y hermano debido a una epidemia de Viruela.

santa catalina tekakwitha

Santa Catalina Tekakwitha, debido al rechazo de su comunidad por sus prácticas en la fe cristiana, decidió huir a tierras evangelizadas por sacerdotes católicos, hacia la región que hoy ocupa la ciudad de Montreal, en Canadá, en donde se dedicó a una vida de entrega, castidad y oración, fortaleciendo su fe cristiana.

Un año después de su llegada, falleció, el 17 de abril de 1680, y, tras su muerte, debido a las grandes obras y celebridad que alcanzó como mujer cristiana, fue venerada por los pobladores quienes le atribuyeron milagros de curación.

Santa Catalina Tekakwitha, fue beatificada en 1980 por el Papa, San Juan Pablo II y en 2012, declarada Santa por el Papa Benedicto XVI. Ya desde el año 1884, se había erigido un monumento en su honor, bautizándola como “El Lirio de los Mohawks” nación aborigen americana, de donde era nativa.