Noticias cristianas

Papa condena a una de las mayores blasfemias en audiencia cristiana


Noticias Cristianas. En la mañana de hoy, durante la audiencia presidida por el Papa Francisco en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, convocada bajo el título “Combatir la violencia cometida en nombre de la religión”, donde participan responsables políticos y autoridades religiosas, el Papa Francisco volvería a condenar la violencia y el terrorismo en nombre de Dios y de la religión, advirtiendo que esto se trataría de una de las mayores blasfemias.

blasfemias

La violencia en nombre de Dios, va en contra de cualquier religión

Durante la audiencia, el Sumo Pontífice declara que: “Es muy significativo que los responsables políticos y los jefes religiosos se reúnan y discutan entre ellos cómo combatir la violencia cometida en nombre de la religión”, haciendo entonces énfasis en uno de los mensajes con los que ha intentado combatir a lo que considera, una de las mayores blasfemias existentes: “Aquello que ya he dicho en otras ocasiones, en particular durante mi viaje a Egipto: Dios, amante de la vida, no se cansa de amar al hombre y, por ello, le exhorta a combatir la violencia”.

blasfemias

Ante esto, Francisco explica que estas blasfemias que son supuestamente en nombre de Dios: “Es la negación de toda auténtica religiosidad. Estamos obligados a denunciar las violaciones contra la dignidad humana y contra los derechos humanos, a llevar a la luz los intentos de justificar toda forma de odio en nombre de la religión y a condenarlos como falsificaciones idolátricas de Dios”.

De entre todas las blasfemias, utilizar el nombre de Dios para el mal, resulta la peor

En este sentido, el Santo Padre criticaría duramente a toda persona que se creyera religiosa y utilizara el nombre de Dios para propagar el mal, haciendo un llamado a la comunidad cristiana y religiosa a “desenmascarar cualquier intento de manipular a Dios para objetivos que nada tienen que ver con Él y su gloria”.

blasfemias

Finalmente, el Papa Francisco terminaría su discurso, recordando que: “La pertenencia a una determinada religión, no proporciona ninguna dignidad o derecho suplementario a quien se adhiere a ella, así como la no pertenencia no te disminuye”.