Noticias cristianas

Papa Francisco invita a cristianos a acoger a inmigrantes y refugiados


Noticias Cristianas. Durante su misa dominical en la Basílica de San Pedro, con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, el Sumo Pontífice se dirigió a la comunidad cristiana presente, y pediría a toda la sociedad a abrirse ante la posibilidad de acoger a los inmigrantes y refugiados en sus corazones, a no levantar barreras y abrirse al encuentro “enriquecedor” con el otro.

inmigrantes y refugiados

Inmigrantes y refugiados asisten a misa dominical en la Basílica de San Pedro

Frente a miles de cristianos en la Basílica de San Pedro, este domingo 14 de enero, durante la misa presidida por el Papa Francisco donde también llegaron a asistir algunos inmigrantes y refugiados para escuchar las palabras del Papa con motivo de la Jornada del Migrante y del Refugiado, el Papa declararía que: “El verdadero encuentro con el otro, no se limita a la acogida sino que nos involucra a todos y a las otras tres acciones que resalté en el mensaje para esta jornada: proteger, promover e integrar”.

inmigrantes y refugiados

Ante esto, Francisco le pediría a toda la sociedad, intentar entender al prójimo y ponerse en el lugar del mismo: “A menudo, renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos”. Explicaría también que comprende la dificultad que representa entender la cultura de una persona que se no es es ajena e intentar entender a personas tan diferentes a nosotros, pero al final, todas las personas intentan lograr tener la oportunidad de un “encuentro con Jesús”.

No dejarnos dominar por el miedo

Igualmente señalaría que para las personas que recién llegan a un país y les toca experimentar una nueva cultura, esto significa “conocer y respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países que los han acogido”.

inmigrantes y refugiados

Para finalizar, el Papa nos recuerda que sentir miedo o duda, es comprensible y no es un pecado. “El pecado es dejar que estos miedos determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo. El pecado es renunciar al encuentro con el otro, con aquel que es diferente, con el prójimo, que en realidad es una oportunidad privilegiada de encontrarse con el Señor”. Finalizaría encomendado a los inmigrantes y refugiados y las comunidades que los acogen, a la Virgen María.