Noticias cristianas

Gessica Notaro vivió un calvario, ahora tiene una actitud más cristiana


Noticias Cristianas. En el año 2017, la finalista de Miss Italia, Gessica Notaro, volvería a estar entre las noticias más relevantes, pero esta vez también sería noticia internacional, cuando el 10 de enero del pasado 2017, su exnovio le arrojaría ácido en la cara, luego de que la joven de 27 años hubiese decidido terminar con la relación.

gessica notaro

Una visión positiva y más cristiana sobre su vida

La joven italiana de 27 años para aquel momento, era bastante conocida en su país por haber llegado a ser finalista en el Miss Italia 2007, y también era presentadora y modelo para algunas televisoras italianas, como la Rai o las del grupo Mediaset.

gessica notaro

Ahora Gessica Notaro ha perdido la visión de uno de sus ojos, además su cara ha sido completamente desfigurada por el ácido su exnovio le habría arrojado directamente a la cara a principios del año pasado. “Mientras el ácido me comía la cara, yo de rodillas rezaba. Pedía a Dios que me quitara la belleza, pero que me dejara la vista”.  Actualmente, Gessica Notaro se encuentra feliz y positiva, pues ha declarado que este terrible suceso, le ha enseñado a vivir como mejor persona. Aun así, la joven italiana ha afirmado en cuanto a su agresor: “No lo odio, pero no puedo perdonarlo”.

Gessica Notaro afirma haber crecido espiritualmente

“Si lo vemos desde un punto de vista estético, material y superficial, está claro que he perdido cosas. Pero mi fe me dice que nada sucede sin un diseño más grande. Aunque sé que hay quien pensará que estoy loca, siento que todo esto me ha enriquecido espiritualmente”, afirma la joven italiana durante una entrevista.

gessica notaro

Actualmente, Gessica Notaro intenta retomar nuevamente su vida diaria. En el pasado habría dejado las pasarelas para dedicarse por completo a entrenar delfines y otros animales en el delfinario en el que trabajaba en Rimini, ciudad donde fue atacada por su exnovio. Gessica asegura no estar enfadada con Dios, “me he encomendado a Él” dijo.