Noticias cristianas

El primer mártir de Estados Unidos es beatificado


El pasado 23 de septiembre se realizó la beatificación de P. Stanley Francis Rother. Quien era un sacerdote mártir que defendió a los indígenas de Guatemala y fue muy conocido en ese país como el Padre Aplas o Padre Francisco.  Esta beatificación se realizó en Oklahoma City en Estados Unidos.

“El martirio del Beato Stanley Francis Rother nos llena de tristeza. Pero también nos alegra ver la bondad, generosidad y valentía de un gran hombre de fe”. Comentó el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. El Cardenal Ángelo Amato, durante la misa que se celebró durante la beatificación.

El primer mártir de Estados Unidos es beatificado

Para la misa asistieron 20000 personas

Durante la misa también recordó que el Padre Rother fue siempre una luz para la Iglesia. Ya que siempre amó. Mientras realizó su trabajo, siempre acumulaba amor y buenas acciones entre cada una de las personas que lo seguían.

Para la misa asistieron más de 20.000 personas. La homilía fue realizada por el Cardenal Amato y por el arzobispo de Oklahoma, el Monseñor Paul S. y su predecesor el Monseñor Eusebius Beltrán.

Además, también se determinó que el día de Rother será el 28 de julio. Fecha cuando recibió un disparo en la cabeza que le quitó la vida de manera instantánea.

El primer mártir de Estados Unidos es beatificado

Un poco de su vida

Stanley contaba con la disposición para trabajar y su vocación era ayudar a las personas. De esta manera, podía ayudarlo cada vez que era necesario. Durante 1980 y 1981 la guerra que era ocasionada por la guerra civil, logró alcanzar un punto completamente insoportable.

El mártir observaba como todos sus amigos de la parroquia eran secuestrados. Incluso asesinados, hasta el nombre de este nuevo beato aparecía en una llamada lista negra. Pero fue en la madrugada de 1981 cuando una persona apuntó al Padre y le dijo que venía por él.

El Padre Aplas se defendió. Luchó por 15 minutos cuando recibió dos disparos que le ocasionaron la muerte.

Dejar una respuesta