Noticias cristianas

Papa: “la compasión es un sentimiento del corazón”


El pasado martes, 18 de septiembre, el Papa Francisco celebró la Santa Misa en la Casa Santa Marta, en el Vaticano. Esta ceremonia dejó un mensaje muy especial, y enriquecedor, por parte del religioso. Destinado específicamente para las personas que sienten lástima por otros.

Durante el evento el Papa explicó brevemente la diferencia que existe entre tener compasión y sentir pena por alguien. “La compasión no es lo mismo que la pena, no significa decir: ¡qué pena, pobre gente!”, expresó el Sumo Pontífice durante la ceremonia religiosa.

Papa: “la compasión es un sentimiento del corazón”

¿Qué es la compasión?

Según la Real Academia Española (RAE), la compasión es un sentimiento de identificación ante los males de otra persona. Para el Papa esta palabra significa “un sentimiento que te implica por completo, un sentimiento del corazón y de las entrañas”.

La principal diferencia entre ambos sentimientos radica en el “compartir con”, señaló el Pontífice. Cuando sientes compasión por alguien o por algo te involucras de lleno en dicha situación. Por el contrario, cuando la pena te embarga únicamente presentas un sentimiento negativo por la persona o su entorno.

Papa: “la compasión es un sentimiento del corazón”

Diferencia entre compasión y pena

Para el Papa Francisco “la compasión te lleva a acercarte a esa persona”. Mientras que la pena “es un sentimiento de profunda tristeza”. Explica la RAE. He allí la gran diferencia que existe entre ambas palabras.

Tras conocer el significado real de estas palabras es importante que, de ahora en adelante, tomes en cuenta que al sentir pena por alguien lo estarás ayudando. Por el contrario, si tienes compasión por ella o él. Sí le brindarás tu apoyo. El Papa Francisco ejemplifica esta situación con Jesús en el Evangelio. Específicamente cuando camina acompañado de una multitud y se encuentra con el entierro de un niño. Él, al visualizar a la madre, siente profunda lástima. Así que decide acercarse al ataúd y tocarlo. En ese momento resucita inmediatamente al pequeño.

Dejar una respuesta