Noticias cristianas

¿Por qué el Papa tenía una herida en su rostro en Colombia?


Mucho se ha comentado acerca de una herida que el Papa Francisco sufrió durante su último día en la gira colombiana. Que realizó desde el 6 de septiembre hasta el 10 del mismo mes.  Sin embargo, ¿qué fue lo que realmente le pasó? Conoce cómo sucedió el accidente a continuación.

El viaje del Papa a Colombia estuvo lleno de momentos memorables. No solo para el pueblo colombiano, sino también para el Sumo Pontífice. Bienvenidas, misas, santificaciones, discursos y despedidas fueron algunos de los eventos que el religioso ofreció en ciudades de Colombia.

¿Por qué el Papa tenía una herida en su rostro en Colombia?

Bendijo casas humildes

El último día de su visita al país suramericano, el Papa Francisco se dispuso a bendecir casas en Cartagena. Estas viviendas están destinadas para personas de escasos recursos. Así que los presentes eran personas muy humildes, con familias numerosas. Durante el paseo en el papamóvil, el religioso se inclinó un poco para poder alcanzar a un niño y darle su bendición. Sin embargo, el volumen de personas era tanto que el chofer del vehículo tuvo que frenar repentinamente para evitar un accidente con los presentes.

¿Por qué el Papa tenía una herida en su rostro en Colombia?

Sufrió un golpe en su pómulo, ceja y ojo

Al momento del frenazo, el Sumo Pontífice se golpeó ligeramente el pómulo izquierdo con el vidrio del papamóvil. A pesar de que, afortunadamente, el accidente no pasó a mayores, la ceja del Papa sufrió una contusión. Al igual que su ojo, el cual se vio afectado con una inflamación externa.

Tras el pequeño accidente, el comandante del Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano, Doménico Giani, se encargó de limpiar las heridas y verificar su gravedad. A pesar de lo sucedido, el Papa continuó con sus actividades programadas en la ciudad de Cartagena de Indias y, así, se despidió del país suramericano.

Actualmente, el Papa Francisco se encuentra en Roma, Italia, la herida ha disminuido y, por suerte, no se presentaron signos internos de daño.

Dejar una respuesta