Noticias cristianas

Sacerdote es condenado a 25 años de prisión


El sacerdote Juan Diego Escobar Gaviria, fue condenado a 25 años de prisión por la justicia de entre Ríos. Los cargos que se le imputaron fue el de abusar sexualmente de cuatro monaguillos. Cargos que tienen por nombre de corrupción de menores y abuso infantil agravados.

El lugar de reclusión es la cárcel de Victoria. Hasta que la sentencia sea firme, será la Unidad Penal Número 5. Durante la lectura del veredicto, no se encontraba el sacerdote Escobar. En su representación estaba su abogado. El 14 de este mes se darán a conocer los veredictos que condenaron al sacerdote.

El juicio se llevó a cabo para condenarlo por los 4 casos de abuso infantil. Pero los familiares de la víctima señalan que el sacerdote Escobar Gaviria, abusó sexualmente de más de 30 monaguillos. Incluso señalan que los abusos comenzaron en el 2005 cuando Escobar quedó a cargo de la Parroquia San Lucas Evangelista de Lucas Gonzales.

Sacerdote es condenado a 25 años de prisión

No fue la única victima

Durante la lectura de la sentencia se encontraba algunas de las victimas del caso. Uno de ellos al escuchar el veredicto de los jueces, abrazó a un compañero que también fue víctima de abuso infantil; “Yo pensé que era el único y lamentablemente no era así” señaló Alexis, quien es uno de los denunciantes.

La madre de Alexis hace una llamada para que los demás chicos que han sufrido abuso por parte de los sacerdotes denuncien. Ya que la justicia siempre estará dispuesta a escucharlo. Se sospecha que puede haber una quinta víctima.

Sacerdote es condenado a 25 años de prisión

Quién es el sacerdote Escobar

El sacerdote Juan Diego Escobar Gaviria era muy conocido en la provincia entre Ríos. Contaba con una fama de sanador y un carisma que todos feligreses lo querían. Sin embargo, no todo ese reconocimiento valió la pena. Ya que igual fue sentenciado por la justicia de Entre Ríos.

Una vez más, la Iglesia católica se ve envuelta en otro caso de abuso infantil. Ahora solo queda esperar que la sentencia sea firme y el sacerdote sea trasladado al lugar donde cumplirá su condena.

Dejar una respuesta