Noticias cristianas

San Antonio María Claret. Santo del día 24 de octubre


En esta ocasión se recuerda la memoria de San Antonio María Claret, venerable figura religiosa y servidor del Señor, cuyo trabajo como presbítero le permitió emplear una labor católica en España, dirigiendo su atención a las discretas comarcas de Cataluña. Con gran experiencia adquirida y ganándose el respeto de sus colegas, obtiene la aprobación para fundar una congregación que extienda el trabajo de la iglesia, restaurando almas como obispo hasta el fin de sus días.

Nacido en el año 1.807, en España, San Antonio María Claret tuvo un origen de lo más humilde, pese a los rumores que le hacían venir de una distinguida familia, la realidad reflejada por los historiadores le ubica en el seno de una familia pobre, en la cual el joven se enfocó durante gran parte de su infancia y adolescencia trabajando para traer alimento, colaborando con sus padres en la confección de telas y tomando los mínimos descansos para estudiar latín y orar.

La misión en España de San Antonio María Claret

Con el fondo correspondiente y gran disposición en su corazón, Antonio estudia y se prepara para obtener el sacerdocio, objetivo que logra exitosamente tras algunos años de esfuerzo constante e incluso viajando a Roma, le ofrecen puestos de mayor responsabilidad, sin embargo, el buen sacerdote padecía problemas de salud, siendo enviado a España para trabajar en su localidad, apoyando a futuras figuras santificadas, estableciendo un ejemplo de pureza y humildad.

Las fundaciones extendidas en el mundo

Ordenado como obispo para una importante comuna, el padre San Antonio demuestra la magnitud de su espíritu y realizando fundaciones extendidas en el mundo, trabajando para lograr la paz entre protestantes anti-católicos que tratarían atentar contra su vida. Finalmente, el padre sirvió como confesor de la reina en España, en vida realizo más de diez mil sermones y partió tranquilamente en el año 1.870, siendo canonizado por el papa Pío XII, en el año 1.950.