Noticias cristianas

San Zaqueo de Jerusalén. Santo del día 23 de Agosto.


San Zaqueo de Jerusalén fue un obispo y santo de la Iglesia Católica de los principios de la era cristiana. Tiene un lugar destacado dentro del martirologio y la historia de la Iglesia como uno de los primeros obispos de Jerusalén, ocupando, en este cargo, el cuarto dentro de su dilatada trayectoria.

San Zaqueo de Jerusalén

Se dice que San Zaqueo de Jerusalén nació en algún momento no determinado del primer siglo después de Jesucristo. Nace en algún lugar de la actual Palestina. En principio, San Zaqueo fue un funcionario público dedicado al recaudo de impuestos. Esto, por supuesto, le hacía ser sumamente avaro e impopular entre los judíos, que era la población hacia la cual debía poner sus energías. Su sede quedaba ubicada en el oasis de Jericó, lugar en donde las cosechas y los palmares rendían importantes frutos y, por tanto, importantes ganancias para el recaudador. El hecho de que San Zaqueo de Jerusalén recaudase tan avara y despiadadamente los impuestos de sus compatriotas (siendo él, también, judío) le hizo ganarse mucho desprecio de la gente y el título de “pecador público”. El desprecio hacia él estaba a la orden del día.

San Zaqueo de Jerusalén

Un día, movido por la curiosidad, San Zaqueo de Jerusalén se aproxima para ver el paso de un tal Jesucristo. Debido a su baja estatura, se monta sobre un sicomoro y observa. Jesucristo observa al jefe de los publicanos montado sobre el sicomoro y le invita a bajarse. Este así obedece, y Jesucristo le pide que lo lleve a su casa a comer. El público en derredor mira esto con desdén, insistiéndole a Jesús que no se acerque al recaudador de impuestos. Jesús hace caso omiso a esto y entra de igual forma. Luego de esto, San Zaqueo de Jerusalén se convierte en acérrimo cristiano.

Muere en algún momento del año 116, en Jerusalén, lugar donde ejerció el cargo de Obispo.