Noticias cristianas

San Jorge de Capadocia. Santo del día 23 de abril.


San Jorge de Capadocia. Fue, ante todo, un cristiano nacido en la provincia homónima del Imperio Romano, hacia el año 275, cuya actitud valiente y determinada, ante la posibilidad de apostatar de su fe, por órdenes imperiales, le valieron la veneración y exaltación a la santidad, siendo hoy en día figura de patronazgo de muchos países. Es el Santo que conmemoramos el 23 de abril.

san jorge de capadocia

San Jorge de Capadocia, nació de padres cristianos y como tal, fue criado dentro de la fe católica y devoción a la santidad de nuestro señor. Su vida transcurrió como la de cualquier ciudadano, y al llegar la edad adecuada, ingresó al ejercito romano, en el cual, gracias a su gran simpatía y obediencia, logró escalar posiciones militares, convirtiéndose en capitán y luego, en edecán del mismo emperador Diocleciano.

Como es conocido en la historia inicial del cristianismo, durante el imperio de Diocleciano, se lanzaron decretos de persecución y castigo a los cristianos. San Jorge de Capadocia, como soldado romano, no escapaba de las órdenes imperiales, sin embargo, ante el llamado de persecución de quienes, como el, eran cristianos, este se negó a ejecutar las ordenes, siendo entonces señalado y reprendido con severidad.

San Jorge de Capadocia, fue detenido por orden imperial y llevado a castigo y martirio para que, al igual que a muchos mártires cristianos, se le obligase a apostatar de su fe, pero este hombre, fiel a Jesucristo y con virtud cristiana arraigada en su alma, se negó a adorar otro Dios que no fuera al único y trino, Padre Hijo y Espíritu Santo, por lo que fue sentenciado a muerte, siendo decapitado en el año 303, en Nicomedia, provincia del Imperio Romano.

san jorge de capadocia

Por su inusual valentía, demostrada tanto en el cumplimento de su rol en el ejército, como en su vida de cristiano, San Jorge de Capadocia, comenzó a ser venerado por la gran mayoría de las advocaciones católicas e incluso, en algunas de origen musulmán.

Su existencia y santidad, derivadas de su martirio, comenzaron  a generar infinidad de leyendas y atribuciones milagrosas, por lo que fue canonizado durante el papado de Gelasio I en 494 referenciado que sus actos eran venerados por el alma del colectivo, pero conocidos solo por Dios, creando luego el corolario de un santo cristiano, venerado por el llamado del pueblo católico que en sus oraciones, lo exalta como santo, acrecentando la fe y la esperanza de los pueblos en la intercesión de Dios a través de sus hijos.