Noticias cristianas

Santa Inés de Montepulsiano. Santo del día 20 de abril.


Santa Inés de Montepulsiano. Fue una religiosa nacida en Gracciano, Italia, población cercana a Montepulsiano, cuya vida cristiana destacó por su extraordinaria devoción y entrega espiritual, llevándola a ingresar, desde niña, en un convento de religiosas para llevar toda una vida de oración y sacrificio, prodigiosa en  milagros que de ella emanaron. Es la santa que conmemoramos el 20 de abril.

santa inés de montepulsiano

Santa Inés de Montepulsiano, nació el 28 de enero de 1268 y desde niña, siendo que sus padres eran católicos que profesaban la fe cristiana, logró que la confiaran al cuido de una religiosas de la ciudad de Montepulsiano, conocidas, debido a lo tosco de la tela con la que confeccionaban sus hábitos, como las Hermanas del Saco.

Pronto, la bondad cristiana de Santa Inés de Montepulsiano se hizo notar, no solo en su entrega a la oración y cumplimento del evangelio, sino también por su destacada responsabilidad en el cumplimiento de sus funciones en el convento, lo cual la hizo merecedora de la confianza de la Abadesa, quien pronto la hizo sus asistente y compañía en todo cuanto representaba la guía y dirección de la abadía.

En 1283, cuando ya Santa Inés contaba con 15 años, fue nombrada Abadesa de un monasterio en Procena y, 17 años después, regresa a Montepulsiano, donde funda un convento y un oratorio dedicado a la Virgen María. Es ahí, cuando esta religiosa afianzada en la fe cristiana, tiene durante un sueño, la revelación de Santo Domingo de Guzmán, quien le indica que su voto y dedicación religiosa debe ser entregada a la orden Dominica, naciendo ahí la vocación del convento que dirigirá hasta el día de su muerte.

santa inés de montepulsiano

Fueron abundantes los milagros que, aun en vida, se manifestaron a través de Santa Inés de Montepulsiano, los cueles hizo visibles a su entorno y religiosas que le acompañaron durante su regencia en el Monasterio. Se hicieron comunes en ella el ayuno, y la penitencia constante, lo cual debilitó su salud. Su entrega a la bondad cristiana y su apego religioso a la causa Dominica, fueron ejemplo y referencia para su santidad y glorificación eterna.

Tres mucha agonía, pero rodeada del regocijo en su espíritu por su entrada a la eternidad, fallece Santa Inés de Montepulsiano, el 20 de abril de 1317. Su cuerpo incorrupto aun reposa en el convento de las dominicas de Montepulsiano.