Noticias cristianas

San Vicente Ferrer. Santo del día 5 de abril.


San Vicente Ferrer. Fue un clérigo español nacido en Valencia, el 23 de enero de 1350, perteneciente a la orden de los Dominicos, a la cual ingresó muy joven, destacando por su disciplina e inteligencia sobresalientes, pero también, por haberse convertido en un elocuente predicador itinerante del evangelio cristiano. Es el santo que conmemoramos el 5 de abril.

vicente ferrer

San Vicente Ferrer, ingresó en la orden de los hermanos predicadores a la edad de 17 años, convirtiéndose en un orador de fuerte y convincente palabra, recorriendo así España, Francia e Italia. Su verbo elocuente, fustigaba a los pecadores a la conversión personal cristiana, abandonando lo que él llamaba, las costumbres de muerte y avanzar en una nueva vida de amor y entrega a Cristo.

Siendo un destacado estudiante, recibió con máximos honores un doctorado en teología, lo que le permitió, durante ocho años, ser catedrático en esa materia en varias universidades como las de Valencia, Barcelona y Lérida. Pero la vocación cristiana de San Vicente Ferrer, le hacen dejar su actividad catedrática y, acatando el llamado de Cristo, decide recorrer varias ciudades europeas, predicando en lugares públicos y al aire libre, lo cual imprime una mayor visión de cristianismo a sus prédicas.

vicente ferrer

San Vicente Ferrer, partía del concepto del juicio final, presentándose como un Ángel del Apocalipsis o ángel del juicio, y predicando el grito de “Levantaos muertos y venid al juicio” que repetía sin cesar, lograba el milagro de la conversión en muchos de sus oyentes seguidores. Pero también, y quizá por las virtudes cristianas heredadas de sus padres, San Vicente Ferrer, fue prolijo en la caridad y dedicación hacia los pobres y necesitados, llevando él mismo, una vida muy austera, predicando con el ejemplo la humildad.

Dejó San Vicente Ferrer, un legado escrito llamado “Sobre la vida espiritual” una obra de gran interés teológico. Fallece este buen cristiano, en la ciudad francesa de Vannes, el 5 de abril de 1419, contando con 69 años.  Alcanzó la gloria de la santidad mediante canonización otorgada en 1455, por el Papa Calixto III.