Noticias cristianas

San Platón de Constantinopla. Santo del día 4 de abril.


San Platón de Constantinopla. Fue un destacado hombre público que vivió en la ciudad de Constantinopla, hacia el siglo VIII, donde se desempeñaba como Notario, servidor del emperador Constantino Coprónimo, alcanzando la santidad, debido a su decisión de entrega al cristianismo y su férrea lucha contra los llamados Iconoclastas. Es el santo que conmemoramos el 4 de abril.

san platón

San Platón de Constantinopla, nació hacia el año 735, siendo su educación, tras la muerte de sus padres, encargada a uno de sus tíos, desde la edad de trece años. Su tío, quien era tesorero del imperio, trató de inculcarle conocimientos actuariales, con la intensión de que este se dedicara a esa actividad, iniciándolo como su colaborador.

Pero la vocación cristiana de San Platón de Constantinopla le impulsó, al cumplir 24 años, a decidir abandonar la vida mundana, despojarse de todo lo material, de todas sus posesiones e ingresar como monje en el Monasterio de Simboleón, donde desarrolló la virtud de la paciencia y la humildad en el desempeño de labores que le eran encomendadas por sus superiores.

Tras ganar la confianza del Abad y haber demostrado su obediencia y dedicación, le fue encomendada la tarea de transcribir obras de los Santos Padres, actividad que lo llevó a fortalecer su fe cristiana y su aplomo en la defensa de los principios religiosos que profesaba.

san platón

Más tarde, en el año 770, y tras la muerte del Abad Teoctisto, San Platón fue encomendado a sucederlo en la Abadía, destacándose por haber librado una lucha constante en defensa de los Íconos religiosos que guardaba con celo en el Monasterio.

San Platón de Constantinopla, participó activamente en el Concilio de Constantinopla, donde luchó con vehemencia contra la Iconoclastia, lucha que le valió problemas de enemistad con el emperador Constantino VI, padeciendo el destierro en más de una ocasión.

Su ímpetu en la defensa de los principios religiosos, por encima de las enemistades que ganó de los representantes imperiales, le hizo mayormente ganar el respeto de todos quienes le siguieron, elevándolo a la santidad por su entrega y defensa de la fe cristiana. Falleció en Turquía el 4 de abril del año 813, tras varios años de enfermedad, postrado en cama.