Noticias cristianas

San Calixto I. Papa y Mártir. Santo del día 14 de octubre.


San Calixto I. Es el santo que la Iglesia Católica conmemora el día 14 de octubre. Fue un mártir y papa que es recordado por su infinita misericordia y perdón hacia los pecadores y almas arrepentidas. Nace en Roma y se cree que durante su juventud, fue un esclavo que era forzado a trabajar en las minas.

san calixto

Cuando San Calixto consigue su plena libertad, se dedicaría por completo a la fe, iniciando sus estudios en la religión cristiana y se dedicaba en su tiempo libre a educar a sus vecinos, hablándoles del amor hacia Dios, la fe y las buenas costumbres. Se desconoce si desde un principio, es decir, desde sus primeros años como esclavo, ya era cristiano, o si fue su liberación lo que lo impulsó a abrazar al cristianismo, por llegar a conocer a varios de los deportados de Cerdeña. Pero sea cual sea el caso, San Calixto fue ejemplo de verdadero espíritu cristiano para muchos.

Con el tiempo, el Papa San Caferino lo nombraría su hombre de confianza, y le encarga las Catatumbas cristianas, donde Calixto mostró una eficiente labor, ensanchando las catacumbas y sabiendo organizarlas de la mejor manera, logrando complacer los deseos de San Caferino quien estaba seguro de haberle dado el mejor cargo al mejor hombre.

san calixto

Cuando San Caferino muere, es el mismo pueblo romano quien elige a San Calixto como Sumo Pontífice, no sólo por considerarlo como el hombre más preparado para tan importante cargo, sino por conocer de primera mano, el amor de San Calixto hacia Dios y hacia su pueblo, hacia los pobres, inocentes y desamparados, Calixto sin duda era uno de los hombres más queridos por el pueblo romano.

San Calixto convirtió a muchos romanos al cristianismo, sanó a numerosos enfermos y defendió hasta donde pudo a los perseguidos por las leyes en contra de los cristianos. Finalmente, el mismo santo caería preso de las persecuciones, y sería torturado sin comida o agua durante días y semanas, pero esto parecía no molestar al santo.

Finalmente, el jefe romano mandaría a que lanzaran al santo a un pozo bastante profundo, y que luego fuera cubierto con tierra. En aquel pozo donde descansa en paz Calixto I, se levantó tiempo después la Iglesia de Santa María en Trastevere.