Noticias cristianas

Santa Liduvina. Santo del día 14 de abril.


Santa Liduvina. Patrona de los enfermos crónicos, fue una piadosa mujer que nació en Schiedam, Holanda en el año 1380. De joven era una niña dulce y alegre, pero un día su vida cambia drásticamente luego de salir a jugar con sus amigos en el hielo, mientras los jóvenes patinaban, Liduvina cae en el hielo y termina por partir su columna vertebral. Esta es la santa que conmemoramos el día 14 de abril.

santa liduvina

Luego de sufrir aquel grave accidente que complicaría su salud física, Santa Liduvina comenzaría su horroroso martirio. Constantes jaquecas, fiebres, vómitos y terribles dolores por todo su cuerpo que la torturaban día a día. Se le hacía imposible tomar descanso y los médicos le indicarían que su condición no tenía remedio. 

Santa Liduvina entra en desesperación, inmóvil en su cama, y lloraba recordando su alegre vida antes del accidente. Constantemente le preguntaba a Dios por qué le había permitido caer en tan terrible martirio. Pero según la tradición, Dios le daría un hermoso obsequio: El párroco de su pueblo, conocido como el Padre Pott, un hombre verdaderamente santo, le recordaría que Dios al árbol que más lo quiere más lo poda, para que produzca mayor fruto y a los hijos que más ama, más los hace sufrir”.

El padre colocaría un crucifijo sobre la cama de Santa Liduvina, y le pidió que siempre que lo viera, se comparara con Él y recordara que si Cristo llegó a sufrir tantas torturas, es posible que el sufrimiento sea el camino a la santidad.

santa liduvina

Desde aquel momento, Liduvina ya no pediría por librarse de su sufrimiento, sino para que Dios le diera fuerzas para poder llevarlo con amor, tal como Jesús lo hizo por la conversión de todos los pecadores y la salvación de nuestras almas.

Santa Liduvina llegó a amar tanto sus sufrimientos, que constantemente repetía: “Si bastara rezar una pequeña oración para que se me fueran mis dolores, no la rezaría”. Desde aquel entonces, Liduvina descubriría su verdadera vocación, ofrecer su sufrimiento por la conversión de los pecadores, dedicando largas horas de oración y meditación sobre la Pasión y Muerte de Jesús.