Noticias cristianas

Cada vez hay más cristianos entre las tribus de Tailandia


Noticias Cristianas. El padre Massimo Bolgan es un sacerdote del Pontificio Instituto de las Misiones en el Extranjero (PIME) que se encuentra en Tailandia, y recientemente, ha dado declaraciones para AsiaNews, donde explica lo complicado de las misiones al norte del país, pero de los grandes logros que han conseguido para que los pueblos más cerrados “abracen al mundo”.

tailandia

En Tailandia, se guían por la tradición budista

El padre Bolgan explicaría que la “cultura tailandesa, se encuentra profundamente arraigada en el budismo” por lo que comenta, les resulta muy difícil “abrir brecha en los corazones de la población local” aunque igualmente, ha destacado que “tratan a los sacerdotes muy bien”.

tailandia

Ante esto, el padre Bolgan que se encuentra actualmente realizando misiones en Tailandia, cuenta durante una entrevista que dio para AsiaNews, que “desde el punto de vista religioso, estos pueblos se vinculan al culto de los espíritus. Se guían por la tradición y no quieren textos sagrados. Los primeros misioneros cristianos fueron quienes dieron forma escrita a las lenguas de estos pueblos, valiéndose del alfabeto latino”

Un terreno complicado pero lleno de esperanza

Durante sus declaraciones, el padre Bolgan comenta lo difícil que resulta la vida pastoral de un sacerdote al norte de Tailandia. Principalmente porque en los pueblos que allí se encuentran, utilizan lenguas y dialectos que los misioneros no conocen: “Resulta complicado, porque los misioneros no hablamos las lengua tribales, pero nos acompañan en el trabajo cotidiano, católicos y catequistas que desarrollan el rol de intérpretes”.

tailandia

Aun así, afirmaría el padre Bolgan que se han llegado a producir numerosas conversiones en los pueblos, lo cual crea un cambio radical en la vida de las tribus: “Son varios motivos que impulsan a estas tribus a buscar el contacto con los misioneros. Uno de ellos es la educación de los niños, pues los pueblos no pueden impartir por su cuenta por falta de estructuras. Resulta entonces que el único modo de hacer que los jóvenes estudiasen era confiarlos a los centros educativos dirigidos por el padre Giovanni (decano de los misioneros del PIME en Tailandia) en Fang y en Mae Suay”.