Noticias cristianas

Santa María, Madre de Dios. Santo del día 1 de enero.


Santa María, Madre de Dios. Al comenzar un nuevo año, la Iglesia lo festeja celebrando la Solemnidad de “María, Madre de Dios” y de esta forma, pedimos la protección de la mujer que tuvo la divina dicha y el honor de concebir, dar a luz y criar a nuestro Santísimo Salvador Jesucristo. Esta fiesta la celebramos cada 01 de enero, donde además recordamos lo que hicieron los primeros cristianos para defender este título que se le ha dado a la Santa María, Madre de Dios.

santa maría

Luego de ocho días en el que el Hijo de Dios llegó a nuestro mundo, la Iglesia dedica entonces un día a festejar a la madre de este Niño. Hombre y Dios traen a un salvador a este mundo; esta fiesta es conocida en el rito siríaco como la fiesta de las felicitaciones de María, entendemos entonces que nuestra iglesia, felicita a María por el don de ser Madre de Dios.

Theotokos es una palabra griega que significa “Madre de Dios” y literalmente ‘la que dio a luz a Dios”. Esta resulta ser una de las palabras más antiguas que conocemos hasta ahora en Occidente. Se sabe que las Catacumbas de Roma, fueron el lugar donde se reunían en aquel momento los primeros cristianos de la época, todos juntos para celebrar la Santa Misa, y se han visto en aquellas Catacumbas, pinturas con esta inscripción.

santa maría

Comenzar el año nuevo con la celebración de la Santa María, Madre de Dios, es la mejor bendición para el año. Es ella quien está a la cabeza de todos los santos, la mayor, la llena de Gracia por su bondad, humildad, amor, sabiduría y poder de Dios; fue ella quien demostró total fidelidad a nuestro Señor llena de amor humano en toda su plenitud.

Es importante recordar en el día de la Santa María, que no es sólo la Madre de Dios, sino también nuestra propia madre, pues así lo quiso nuestro Señor Jesucristo en la cruz. Muchos cristianos comienzan entonces el año, pidiéndole a la Santa María que nos ayude en esta nueva etapa para así ser cada vez más como su hijo, nuestro Salvador, Jesús.

Dejar una respuesta