Noticias cristianas

Santa Eulalia de Mérida. Santo del día 10 de diciembre.


Santa Eulalia de Mérida. Es una santa y mártir conocida y muy querida en España, especialmente en Mérida, aunque también en Andalucía, Murcia y en Asturias. Eulalia cuyo significado sería “de hermoso hablar” también se le conoce como Olalla u Olaya. Es la santa que se festeja el día 10 de diciembre.

santa eulalia

Santa Eulalia fue una joven cristiana, nacida en Mérida a finales del siglo III. Prudencio haría una primorosa descripción de su martirio en la época del emperador Traiano Decio. Eulalia murió tras crueles torturas con apenas doce años de edad un día 10 de diciembre.

Al Eulalia cumplir sus doce años, apareció el decreto del emperador prohibiendo a los cristianos dar culto a Jesucristo, y se les ordenó adorar a los ídolos paganos. Sus padres que conocían bien la valentía de su hija, temían que encarara directamente al emperador, por lo que decidieron alejarla de la ciudad. Pero, aun así, Eulalia recordaba la situación de los cristianos, por lo que una noche, escapó y se encaminó nuevamente a la ciudad.

santa eulalia

«Decidme, malvado ¿que furia es la que os empuja a perseguir las almas y los cuerpos de los que no hacen ningún mal y sólo porque adoran al verdadero Dios? Vosotros sois los que adoráis a ídolos que no existen o a hombres que si existen pero que son pecadores como vosotros. Date cuenta gobernador, que nada podrás hacer contra nosotros. Es el Dios mismo quien nos defiende. Aunque me quites la vida, se que resucitare a otra vida mejor». Serían las palabras que la valiente Santa Eulalia diría ante la presencia del emperador Daciano.

El emperador no supo cómo reaccionar, y entonces ordenaría su martirio. Santa Eulalia fue encarcelada y cruelmente torturada: con garfios rasgaron sus pechos, su espalda y todo su cuerpo virginal. Y como último tormento, le quemaron con hachas encendidas todo su cuerpo; se dice que en ese momento, vieron salir por su boca un blanquísima paloma que volaba hacia el cielo.

Dejar una respuesta