Noticias cristianas

Obispos ecuatorianos hace un llamado al gobierno para que defienda la familia y la vida


Los obispos de Ecuador realizaron una petición firmada el pasado 15 de septiembre. Esta carta estaba dirigida al gobierno de Lenín Moreno, presidente de Ecuador para defender la familia y la vida. De esta manera, poder descartar la ideología de género en la educación y en la reforma de salud. Esta petición se encuentra firmada por Fredy Guerrero, Jaime Cornejo, Fernando Lay y Estuardo López.

Obispos ecuatorianos hace un llamado al gobierno para que defienda la familia y la vida

Esta carta es para garantizar los derechos humanos

La finalidad de este documento es pedirles a las autoridades ecuatorianas que logren garantizar los derechos humanos, “la libertad de pensamiento y de conciencia. La libertad de profesar libremente una creencia religiosa y de manifestarla. Practicarla y enseñarla en público y en privado” señala parte de la carta.

Es importante que el gobierno garantice la “convivencia ciudadana en diversidad y en armonía con la naturaleza”. Esto es importante para que todas las personas puedan alcanzar un bien común en la sociedad. De esta manera, pueden respetar los pensamientos de los demás y su dignidad.

Esta carta dirigida al gobierno corresponde a la reforma del Código Orgánico de Salud. Ya que actualmente se encuentra en discusión el proyecto de “Salud Sexual y Salud Reproductiva”. Este capítulo discute el uso de una reproducción asistida y la oportunidad de alquilar un vientre para poder tener un hijo. De la misma manera, están discutiendo los temas de los abortos. Ya sean diferidos, incompletos o en cursos. También señalando las emergencias obstétricas.

Obispos ecuatorianos hace un llamado al gobierno para que defienda la familia y la vida

La preocupación de la iglesia

En la carta los obispos también señalan su reacción con el proyecto de Ley Orgánica Integral para prevenir y erradicar la violencia de género contra las mujeres. Ya que en esa ley coloca a las mujeres como un género de “construcción social”. En esta propuesta, indica que las personas pueden ser identificadas con un género que no corresponda con su sexo al nacer.

Mediante esta misma carta, los obispos y los miembros del Movimiento Vida y Familia realizaron la petición para que se respete la identidad sexual de cada persona. Especialmente con la dignidad inherente de una familia.

Dejar una respuesta