Noticias cristianas

2018: Año de la Eucaristía en Pakistán


Pakistán, al ser un país mayormente musulmán, no cuenta con demasiado espacio para la predicación de la fe católica. Los casos de persecución a los cristianos no son tan numerosos y frecuentes como por ejemplo en la India, donde sólo durante el primer semestre del 2017 se conocen 410 casos registrados. Sin embargo, sí se han registrado casos de persecución religiosa en Pakistán, y por esto la Iglesia Católica en el país ha decido hacerles frente del modo en que Cristo enseño a sus apóstoles: abrazando su fe y confiando aún más en la palabra de Dios. Por ello han resuelto nombrar al próximo año 2018 como el Año de la Eucaristía.

2018 año de la eucaristia pakistan 2

La inspiración detrás de la decisión

El nombramiento del año 2018 como Año de la Eucaristía vio su origen en un evento en Filipinas. La delegación paquistaní que participó en el Congreso Eucarístico Internacional es la responsable de la sugerencia. Y esta fue aprobada por la Conferencia Episcopal de Pakistán. El obispo Benny Travas, presidente de la Comisión Litúrgica de la mencionada Conferencia Episcopal, afirmó a Fides que fue una aprobación hecha de todo corazón.

Afirma al respecto: “Queremos hacer de la Eucaristía el centro de nuestra vida cristiana, de nuestras familias y de nuestros hogares”. Afirmó que desean replicar el espíritu que se sintió en el evento en Filipinas, y traerlo a Pakistán. Esto es necesario, en especial ahora que se registran casos de persecución a personas solo por ser de fe cristiana.

2018 año de la eucaristia pakistan 1

Actos de violencia solo en el mes de agosto del 2017

Se registraron tres asesinatos de cristianos en Pakistán durante el pasado mes de agosto. Todos los casos se inclinan a conflictos relacionados a propiedades, pero no se descarta la existencia de un motivo religioso. Esta es una alerta que sin duda los cristianos sienten en el país del Medio Oriente. Por ello el obispo Travas anima a los fieles a mantener una actitud eucarística frente a todo acto de violencia: “no respondemos al mal sino que confiamos a Dios nuestro sufrimiento, aceptando su voluntad, bendiciendo y agradeciendo, orando por la paz”.

 

Dejar una respuesta