Noticias cristianas

San Ignacio de Loyola. Santo del día 31 de julio


Hoy se conmemora la obra de San Ignacio de Loyola, reconocido presbítero entregado al servicio del Señor tras ser herido gravemente en su labor como soldado, con los años se encargaría de fundar una orden en nombre de Jesús en Roma mientras escribía obras, formaba discípulos y divulgaba la palabra de Dios.

Nacido en el año 1.491 en Italia, siendo hijo de padres nobles dedicados al servicio de su país, no fue extraño para Ignacio que le enlistaran en el ejército, luchando contra los franceses durante el año 1.521. donde su carrera no se prolongaría demasiado al sufrir el impacto de una bala de cañón que le quebraría la pierna y ante su sorpresa, los franceses serian buenos ganadores y le enviarían a recuperación para salvar su pierna en el castillo de Loyola.

La conversión de San Ignacio de Loyola

El accidente en la lucha haría que San Ignacio sufriera lesiones irreparables, tras una dolorosa operación no tendrían más remedio que dejarle cojo de por vida, el santo aprovecho su tiempo de recuperación para estudiar los libros sagrados donde comprendió que el Señor le ofrecía una oportunidad para obtener algo diferente en su corazón. Sintiéndose satisfecho con el amor hacia Cristo y lleno de paz y tranquilidad, atestiguo también la aparición de la madre santa.

El camino del santo

Recién convertido, el santo sufrió numerosos ataques de duda ante la fe, viviendo un periodo donde toda acción le parecía pecado, por lo que partió en peregrinación hacia Roma, siendo ayudado por las limosnas en el camino. Su obra lo llevo a realizar una fundación enorme en Roma, contribuyendo en la educación y obteniendo numerosas conversiones hasta fallecer en el año 1.556, siendo canonizado por Gregorio XV en el año 1.622