Noticias cristianas

San Benigno de Todi. Santo del día 13 de febrero


San Benigno de Todi fue un mártir perseguido durante la época del emperador Diocleciano, que ejerció como sacerdote en su ciudad natal.

Un hombre recto y piadoso

San Benigno nació hacia mediados del siglo III en Todi, un poblado de Italia. Era conocido por ser un hombre que se encargaba de promulgar la fe cristiana y evangelizar a sus conciudadanos.

Era muy alegre y entusiasta cuando hablaba acerca de Dios, y por ser de un espíritu recto y bondadoso, fue ordenado sacerdote por el Obispo Ponciano.

Cumplía a cabalidad su afán apostólico, y ayudaba al Obispo a atender la grey para así juntos extender la Salvación a todos los hombres.

Un tiempo después, se desata la persecución de Diocleciano, pero aun así San Benigno no desmaya y continúa brindándole asesoría espiritual a los cristianos que están siendo perseguidos.

Se dedica a visitar a los cristianos encarcelados, a los que están débiles en sus hogares, y a los que están en los campos bajo refugio para darles consuelo y aliento.

Ser fiel a la obra de Dios

san benigno de todi

San Benigno se arma de valor y decide predicar a Jesucristo públicamente, sin temor a lo que puedan hacerle las autoridades, y sabiendo que es el portador de la única verdad que es dada por Dios.

Continúa predicando para que los hombres se aparten de las costumbres paganas, dejen la idolatría y se vuelvan de sus malos caminos para que se encuentren con el único Salvador.

De manera que ocurrió lo previsible, ya que es apresado por causa de su fe, y lo obligan a blasfemar contra Dios. Como se opuso, lo torturan para que lo haga.

San Benigno soportó con valentía los tormentos a los que fue sometido, pero nunca negó su fe. Es torturado hasta la muerte, que ocurrió el 13 de febrero de 303 por decapitación.