Noticias cristianas

Santa Catalina Labouré. Santo del día 28 de noviembre


Santa Catalina Labouré fue una cristiana francesa que vio la aparición de la Virgen María y le solicitó hacer la Medalla Milagrosa, por lo que se encargó de transmitir su pedido para crearla, y es la que llevan hoy en día millones de católicos.

Vocación religiosa

Catalina nació en la población francesa de Fain-lès-Moutiers el 2 de mayo de 1806, en un matrimonio donde nacieron diecisiete hijos pero sobrevivieron nueve.

A los 9 años murió su madre, por lo que se va a vivir con una tía, pero regresa a su casa a los 12 años. Su padre le encargó los oficios de la cocina y del cuidado de los animales de la granja.

Sintió su vocación religiosa y quiso atender a su llamado, pero su padre se opuso y la envió a trabajar a París en la cantina de uno de sus hermanos.

Logró perseverar y consiguió entrar en la congregación de las Hijas de la Caridad el 21 de abril de 1830, ya que sentía mucha vocación por ayudar a los pobres y desamparados.

Mujer devota y humilde

Santa Catalina Labouré 28 noviembre

Durante toda su vida desarrolló un particular afecto y devoción por la Virgen María, y en ese mismo año recibió las apariciones de la Santísima Madre que le encomendaron hacer la Medalla que posteriormente sería conocida como la Medalla Milagrosa por los favores celestes que la acompañaron.

Pasó 45 años en el hospicio de Enghien donde dedicó su vida a oficios humildes, como la cocina, atención a los ancianos, rezos y mucho amor a Dios.

Fue una mujer muy humilde, ya que desde las apariciones marianas hasta poco antes de la fecha de su muerte, nadie sabía quien era la vidente de las apariciones de la medalla milagrosa. Murió el 31 de diciembre de 1876 en París.

Santa Catalina Labouré fue beatificada por el Papa Pío XI el 28 de mayo de 1933 y posteriormente fue canonizada por el Papa Pío XII el 27 de julio de 1947.