Noticias cristianas

Santa Casilda de Toledo. Santo el día 9 de abril.


Santa Casilda de Toledo. Fue una princesa de origen moro, que vivió hacia el siglo XI en la región de Toledo, ocupada para la época por mahometanos. Siendo hija de un rey moro en dicha región, se convirtió al cristianismo y se dedicó a la oración y a la penitencia, abandonando la religión mahometana inculcada por sus padres. Es la santa que conmemoramos el 9 de abril.

santa casilda

Santa Casilda de Toledo, fue una mujer muy compasiva y de carácter muy sensible, pero decidido y firme hacia la caridad, que nació bajo la religión de Mahoma, ya que su padre, presumiblemente de nombre Almadún, reinaba en la región Toledana dominada por los moros, siendo este un hombre muy cruel y despiadado en cuanto a la persecución y tortura a los cristianos de dichos dominios.

Esta princesa, al contrario, a las prácticas inhumanas de su padre, era sensible y solidaria en la defensa de los prisioneros por causas religiosas que languidecían en las mazmorras ordenadas por su padre. Santa Casilda de Toledo, sin saber aún el motor de su sensibilidad, practicaba la caridad cristiana llevando alimentos y bebida los prisioneros, ocultándolos en el fondo de un largo vestido que utilizaba.

Según la historia de esta santa mujer, en una ocasión que se disponía a brindar consuelo a los prisioneros, fue sorprendida por su padre, quien, al inquirir acerca de lo que llevaba oculto en sus faldas, ella respondió que llevaba rosas, y como tales, las viandas que llevaba ocultas se transformaron milagrosamente en rosas.

santa casilda

Pero San Casilda de Toledo, enfermó gravemente con una hemorragia que la puso en peligro de muerte. Recibe entonces un mensaje celestial donde se revela que su curación está en las aguas milagrosas de San Vicente en la región cristiana de Castilla.

Su padre, sin pensar en el aspecto espiritual, conviene en enviar a Santa Casilda, quien, luego de estar en las aguas, se cura milagrosamente de su dolencia y se manifiesta allí su bautismo cristiano. Decide entonces consagrar su virginidad al Dios de los Cristianos y su retiro a la oración y penitencia como eremita.

Fallece en el año 1050 y su lugar de descanso se convirtió en sitio de peregrinación para muchos cristianos, quienes admiraron su obra de caridad y entrega.