Noticias cristianas

San Zósimo de Siracusa. Santo del día 30 de marzo.


San Zósimo de Siracusa. Fue un monje consagrado a la orden de veneración de Santa Lucía, quien entregó casi la totalidad de su vida y, desde muy temprana edad, a la custodia del monasterio de esta santa. Es el santo que conmemoramos el 30 de marzo.

san zósimo

San Zósimo, nació hacia el año 570, en Siracusa, ciudad situada en la costa sudeste de la isla de Sicilia. Sus padres fueron terratenientes de la zona, quienes inclinaron a Zósimo de Siracusa, desde muy pequeño, en la entrega cristiana y especialmente en la veneración de Santa Lucia, patrona de Sicilia y Siracusa.

Siendo apenas un niño, acostumbrado a la vida campestre y al aire libre, sin mayores límites que los campos, San Zósimo de Siracusa fue internado, por insistencia de sus padres, en el Monasterio de Santa Lucía, con la única misión de ser custodio de las reliquias de la Santa patrona siciliana.

El espíritu libre de Zósimo no congeniaba con la vida monástica, por lo que, en un acto de rebeldía contra las imposiciones y deberes rígidos que le eran  plantadas por los monjes y por el Abad, decidió escapar a su hogar para retomar su vida libre. Pero sus padres, avergonzados por la actitud rebelde de San Zósimo, lo hicieron de vuelta al Monasterio, obligándolo a permanecer en penitencia.

san zósimo

Durante su reflexión, mezclada con la frustración que le producía estar hincado ante su claustro monástico, San Zósimo, tuvo una visión de revelación de la Santísima Virgen, que intercedió por él, ante su pesar espiritual frente la venerada Santa Lucía, ofreciendo que, desde entonces, su conducta de contemplación y adoración, se incrementarían, así como su dedicación en la fe cristiana.

Así, este santo y buen cristiano, pasó de ser un rebelde custodio, a un entregado monje , que fue designado, con el paso de los años, Abad del Monasterio de Santa Lucía y finalmente, Obispo de Siracusa, demostrando, durante su episcopado, una extraordinaria vocación y capacidad de enseñanza de la fe a su pueblo, su bondad y compasión hacia los pobres y necesitados.

San Zósimo de Siracusa, falleció en Italia el 30 de marzo del año 660, siendo canonizado en pre-congregación.