Noticias cristianas

Santa Matilde de Ringelheim. Santo del día 14 de marzo.


Santa Matilde de Ringelheim. Fue reina consorte del Rey Enrique I, duque de Sajonia quien luego se convertiría en Rey de la Francia Oriental. Su vida de piedad, humildad y caridad, la hicieron célebre durante su reino y hasta después de su muerte, al punto de ser considerada una santa por su acción de amor hacia los pobres y necesitados. Es la santa que conmemoramos el 14 de marzo.

santa matilde de ringelheim

Santa Matilde, nació en el año 895, en Westfalia, una región histórica de la actual Alemania.  Era hija de condes y descendiente de grandes guerreros, lo que, seguramente, contribuyó a forjar su carácter y temple. Pero fue su educación formal cristiana, desde muy niña, la que desarrolló en Santa Matilde, su don de la caridad y la entrega.

Cuando su esposo accedió al trono de Francia Oriental, convirtiéndola entonces en reina consorte del primer Rey Sajón en Alemania, Santa Matilde siguió obrando su caridad entre los pobres y, todo cuanto poseía, lo compartía con los más necesitados. Esta situación y, tras la muerte de su esposo el rey, condujo a varias disputas familiares, especialmente entre sus dos hijos.

A pesar de su caridad cristiana y su desinteresada bondad hacia los pobres, Santa Matilde de Ringelheim no fue del todo comprendida por sus hijos, quienes la miraron con desconfianza ante lo que ellos consideraban era dilapidar en los pobres, el dinero de la corona. Uno de sus hijos, Otón, accedió al trono y expulsó de palacio a su madre, pero gracias a las oraciones y fe de Santa Matilde, quien en todo momento obró apegada a su fe cristiana y a su devoción por la harmonía familiar, fue llevada de regreso al palacio.

santa matilde de ringelheim

Santa Matilde de Ringelheim, continuó su obra de entrega y caridad, contribuyendo en la edificación de templos y conventos, así como a la atención de enfermos, y de toda persona que se acercara por ayuda y atención en palacio, así como en los muchos centros de caridad que contribuyó a edificar.

Repartió prácticamente en vida todos sus bienes a la causa cristiana de la caridad y bondad a sus semejantes menos afortunados. Santa Matilde falleció el 14 de marzo del año 968, y sus restos reposaron en el convento de San Servacio y San Dionisio, sepultada junto a su esposo, tras una vida prolongada de entrega cristiana. Comenzó a ser venerada como santa inmediatamente después de su muerte.