Noticias cristianas

San Ethelberto de Kent. Santo del día 24 de febrero.


San Ethelberto de Kent. Fue un Rey anglosajón que reviste especial relevancia ya que fue el primer rey anglosajón en adoptar el cristianismo como dogma de fe y ejecutar modificaciones y decretar normativas reales apegadas a la fe cristiana. Es el santo que conmemoramos el 24 de febrero.

san ethelberto

San Ethelberto de Kent, nació en el año 560, siendo rey de Kent entre los años 580 al 616 y su legado y aportes en el desarrollo de la Iglesia Católica en Inglaterra, no hubiese sido posible, sin la participación directa de su esposa Berta, quien era hija del Rey de Francia.

La Hija del Rey de Francia, Berta, era cristiana y pertenecía a la iglesia católica. Al contraer matrimonio con San Ethelberto, este de forma condescendiente le permitió siempre practicar su fe sin restricciones y más aún, se interesó de tal modo que propició la oportunidad de recibir como invitados en Inglaterra, entre otros, a San Agustín y demás compañeros misioneros, enviados a allí por San Gregorio, para entonces, Obispo de Tours.

El encuentro espiritual entre San Ethelberto, fue el punto de partida de su conversión al cristianismo que, además, permitió la propagación de la fe cristiana, conversiones, prédicas, reconstrucción de iglesias, atención espiritual a los súbditos quienes también abrazaron la fe católica.

san ethelberto

Fue tal el aporte de San Ethelberto, que incluso sus políticas reales mejoraron notablemente en la atención a los súbditos, quienes, notablemente, mejoraron sus condiciones de vida. Se permitió entonces la construcción y apertura de templos y monasterios para adorar a Cristo redentor siendo ejemplo de tales construcciones, la diócesis de Rochester.

San Ethelberto de Kent, fue entonces un ejemplo de nobleza con su conversión y el de gran parte de su corte, pudiendo reinar con gran espíritu y fe cristiana por espacio de 56 años, falleciendo en la gloria del señor, un 24 de febrero del año 616, siendo sepultado en la Iglesia de San Pedro y San Pablo junto a su esposa Berta, artífice de su conversión.