Noticias cristianas

San Juan Bosco. Don Bosco. Santo del día 31 de enero.


San Juan Bosco. Fue un excelso sacerdote, educador y visionario, fundador de la Orden de los Salesianos, fue el santo de alma sencilla y jovial, cuya confianza en la divina providencia, superaba todas las dificultades y vencía todos los obstáculos. Es el santo que conmemoramos el 31 de enero.

san juan bosco

La vida de San Juan Bosco, el santo de los adolescentes, de los niños y niñas, patrono de los magos y prestidigitadores, abunda en detalles de bondad y de entrega cristiana. Seguidor de las enseñanzas de San Francisco de Sales, fue un fiel devoto de la Virgen María Auxiliadora.

San Juan Bosco, fue un hombre de origen muy humilde que debió superar muchísimas dificultades pero que siempre tuvo como norte el servicio y la entrega a los necesitados, con especial énfasis en la enseñanza de jóvenes descarriados y desorientados a quienes ayudó a reorganizar sus vidas para formarlos en labores útiles y de bien.

Nacido en 1815, cerca de Turín, en Piamonte, Italia, consagró su vida de sacerdote a los pobres, a los prisioneros, a todos los desheredados de fortuna, pero, sobre todo, a los niños y jóvenes abandonados.

san juan bosco

La creación basada en la bondad y amor a los pobres que tenía San Juan Bosco, fueron los hogares salesianos, atendiendo al nombre de la orden religiosa fundada por él, cuya misión era alojar, instruir y educar a jóvenes en situación de calle o abandono, no solo material sino también espiritual, y ayudarlos a organizar sus vidas honradamente, creando, sin más recursos que su intrépida confianza en la divina providencia, numerosas obras siempre prósperas.

San Juan Bosco, fundó sucesivamente dos institutos, el de los Sacerdotes Salesianos, en 1868 y el de las hijas de María Auxiliadora, en 1876. Su obra y prestigio como sacerdote pronto se diseminó por mas de 130 países, siendo las Congregaciones Misioneras Salesianas, las más reconocidas y numerosas del mundo.

El 1 de abril de 1888, falleció San Juan Bosco en en la ciudad de Turín y fue canonizado en 1934 por el Papa Pio XI. Este santo, ostenta el título post mortem de Padre, Maestro y Amigo de los Jóvenes, que le fue conferido por el Santo Papa Juan Pablo II.