Noticias cristianas

San Vicente de Zaragoza. Santo del día 22 de enero.


San Vicente de Zaragoza. Diácono y Mártir, fue un ejemplo de vida cristiana ejemplar, de entrega y sacrifico. Fue un diacono de la ciudad de Zaragoza en España, quien padeció persecución y martirio bajo las órdenes del emperador Diocleciano. Es el santo que conmemoramos el 22 de enero.

san vicente de zaragoza

San Vicente de Zaragoza, nació en la ciudad de Huesca, en el siglo III, ingresando a cursar estudios eclesiásticos como seminarista en Zaragoza, junto al que luego fuera Obispo de dicha ciudad, San Valerio, quien, por tener dificultad para el habla, a la posteridad designó a San Vicente como diácono a fin de asistirle en el ejercicio de su obispado.

Corrían los tiempos de las persecuciones más cruentas contra los cristianos, decretadas por los emperadores Diocleciano y Maximiano. San Vicente de Zaragoza, no escapó de ser objeto de tales persecuciones. Hacia los años 304 o 305, el prefecto de Hispania, región del Imperio Hispano Romano, de nombre Publio Daciano, ordenó la persecución y captura del obispo, San Valerio y de San Vicente de Zaragoza, su diácono.

san vicente de zaragoza

Es rebosar en la historia de esta ignominia contra el pueblo cristiano, relatar que, ante la dificultad de habla de Valerio, el pretor romano se enfureció de tal modo que, al pretender la apostasía de estos dos hombres santos, servidores de Cristo, ordenó el destierro de Valerio y el martirio y tortura para San Vicente de Zaragoza.

San Vicente de Zaragoza, fue sometido a las mas cruentas torturas, intentando que este renegara de su fe, pero valerosamente, resignado y fortalecido en su fe y entrega a Dios, soportó el desgarramiento de su cuerpo, las brazas y mutilación, hasta que su muerte física fue inevitable.

El cuerpo sin vida de San Vicente de Zaragoza fue arrojado al Río Turia, pero el mismo torrente del rio en su andar, devolvió el cuerpo del Santo hasta su orilla, donde fue rescatado y sepultado hacia las afueras de Valencia, trasladado posteriormente a la catedral de Lisboa, donde reposa.