Noticias cristianas

San Hilario de Poitiers. Santo del día 13 de enero


San Hilario. Obispo, confesor y doctor de la iglesia, nacido a principios del siglo IV, fue uno de los grandes victoriosos de la fe católica, que vivió en la divinidad cristiana. Es el santo que conmemoramos el 13 de enero.

san hilario

San Hilario de Poitiers, nació de una familia aristocrática, de formación pagana, hacia finales del siglo IV, presumiblemente el año 315, en la localidad de Poitiers en Francia, de la cual se convirtió en Obispo. Fue, sin embargo, su curiosidad e impulso divinos, que lo llevaron a educarse como cristiano, tomando formación filosófica y estudios de la Biblia, lo que afloró su vocación y convencimiento espiritual cristiano.

Las predicaciones de San Hilario de Poitiers, sus tratados sobre la santísima trinidad, sus varias intervenciones en distintos concilios, y su determinación para enfrentarse al arrianismo, encabezado por el emperador Constancio, hicieron de él un ejemplo, como valeroso apóstol de la verdadera doctrina cristiana.

En sus prédicas, ya consagrado sacerdote y, posteriormente, como obispo, San Hilario de Poitiers, no toleraba que se pretendiese quebrantar y corromper la esencia del evangelio, bajo el pretexto complaciente de favorecer la paz y la unidad, y se consideraba como “un cristiano y discípulo de la verdad”.

san hilario

San Hilario de Poitiers, defendió con absoluta vehemencia la unidad de la iglesia, así como el dogma de la santísima trinidad, tratado en el Concilio de Nicea. Sus convicciones y determinación, en la defensa del dogma cristiano, le valieron el destierro.

Luego del regreso a su diócesis, hacia el año 361, y luego de la muerte de Constancio, San Hilario de Poitiers, se convirtió en protector del incipiente joven Martín de Tours, quien a la posteridad alcanzaría la santidad y sería patrono de Francia.

Por su sapiencia y por su extraordinario aporte al dogma cristiano en la concepción trinitaria, San Hilario de Poitiers fue declarado Doctor de la Iglesia en el año 1851, por el Papa Pio IX. Falleció en la misma ciudad de Poitiers, el 13 de enero del año 368.