Noticias cristianas

San Juan Neumann. Santo del día 5 de enero.


San Juan Neumann. Fue un sacerdote cuya vocación cristiana fue más allá de las limitaciones de su tiempo siendo un digno ejemplo de constancia y convicción religiosa. Es el santo que conmemoramos el 5 de enero.

san juan neumann

San Juan Neumann, nació en la ciudad de Prachatitz, antiguo Imperio Austrohúngaro, el 28 de marzo de 1811, Fue criado bajo la fe cristiana y desarrolló su vocación al sacerdocio desde sus primeros años de estudio.

Ingresó al seminario de Budweis, en la actual República Checa, hacia el año 1831 y habiendo concluido su preparación teológica, para el año 1835, quiso ser ordenado sacerdote, pero los Obispos habían decidido que no se ordenarían más sacerdotes en la región de Bohemia y todas las puertas parecían cerrarse a este joven de cuya vocación se encontraba convencido.

Persuadido de su vocación cristiana, San Juan Neumann, pensó más allá de su tiempo y limitaciones y decidió aprender un idioma mas universal como el inglés, y poder formular su petición sacerdotal hacia otras iglesias y obispados allende los mares. Fue entonces cuando recibió respuesta del Obispo de Nueva York, en los Estados Unidos, que aceptó su solicitud, debiendo San Juan Neumann abandonar su tierra y familia para cumplir su sueño y vocación sacerdotal.

san juan neumann

Ya en tierras estadounidenses, la historia de San Juan Neumann, ordenado sacerdote, se escribió con el éxito y logros de haber contribuido a la formación de nuevos cristianos, la construcción de iglesias y escuelas, como formador y creador del Sistema de Diocesano de escuelas católicas en los Estados Unidos, siendo pionero en impartir educación cristiana, destacando además por su extraordinaria piedad y santidad en su actuar.

San Juan Neumann se ganó el sitial santo por su entera dedicación a las causas cristianas, y sobre todo, a la tenacidad con la cual decidió forjar una corta pero muy productiva vida de entrega y caridad hacia los pobres y necesitados. Falleció el 5 de enero de 1860 en la ciudad de Filadelfia, de la cual llegó a ser obispo. Fue canonizado en 1977 por su Santidad el Papa Pablo VI.