Noticias cristianas

Santa Fabiola de Roma. Santo del día 27 de diciembre.


Santa Fabiola. Fue una mujer perteneciente a la nobleza romana, convertida al cristianismo, quien dedicó prácticamente toda su vida, al cuidado de enfermos y necesitados, mediante la creación de hospicios, es la Santa que conmemoramos el 27 de diciembre.

santa fabiola

Santa Fabiola, fue conocida como Fabiola de Roma, nacida en esa ciudad, alrededor del año 390. Esta mujer, que pertenecía a la clase noble, estuvo casada dos veces, la primera de ellas, divorciada y la segunda, por viudez, por lo que resulta interesante su vida, que alcanzó el elevado grado de santa, debido a su bondad y entrega a la causa de los pobres y necesitados.

La vocación cristiana de Santa Fabiola comenzó a partir del fallecimiento de su segundo esposo y su vínculo con San Jerónimo de Estridón, estudioso y sabio de la época, en cuyo círculo de conocidos, se encontraban dos cristianas, de nombre Marcela y Paula.

Santa Fabiola, se adentró y compenetró de tal modo con este círculo de creyentes cristianos, que abrazó el cristianismo, y optó por redimirse ante el Papa y demás fieles, pidiendo perdón por sus pecados y lo que ella consideraba una vida licenciosa. Esta transformación, además de conmover a toda la comunidad romana fue muy bien recibida y aceptada.

santa fabiola

Esta Santa mujer, una vez convertida al cristianismo, se desprendió de todos sus bienes materiales, entregándolos a la iglesia y, bajo la guía de San Jerónimo y otras mujeres bondadosa, conformaron el primer hospital hospicio, donde atendían enfermos y necesitados que carecían de recursos y estaban muriendo de las calles. En muchas ocasiones, Santa Fabiola, con sus propias manos, atendía a los enfermos.

Santa Fabiola, es considerada patrona de las personas divorciadas, víctimas de abuso, adulterio, infidelidades y de las relaciones difíciles. Una vez entregada a la caridad y atención a los enfermos, Santa Fabiola, pasó el resto de su vida entregada a esta noble causa, muriendo en la pobreza, pero entregada a la paz de Dios, en el año 399. El testimonio de su vida quedó plasmado en varios escritos de San Jerónimo de Estridón.