Noticias cristianas

San Serafín de Montegranaro. Santo del día 12 de octubre.


San Serafín. Una de las más hermosas virtudes cristianas es la de la Compasión y amor al prójimo, ambas, fueron norte en la vida sacramentada de San Serafín de Montegranaro, es el santo que conmemoramos el 12 de octubre.

san serafín

San Serafín, nació bajo el nombre de Felice de Nicola, hacia el año 1540 en la provincia italiana de Montegranaro. Desde su entrega a la fe cristiana y hasta su muerte, fue un monje de la orden de los capuchinos, congregación a la cual ingresó, luego de una infancia y adolescencia realmente tortuosas y plagadas de sufrimiento y extrema pobreza.

De San Serafín se conoce su origen humilde, de padres campesinos muy trabajadores y devotos cristianos, pero también, el haber crecido al lado de un hermano mayor, que, a la muerte de sus padres, quedó a cargo del pequeño Felice, propinándole a este, una vida realmente cruel y duros trabajos para su corta edad.

San Serafín, llevó con resignación sus primeros años bajo el trato cruel de su hermano mayor, hasta que, a la edad de 16 años, optó por unirse a la orden de los capuchinos menores, quienes le dieron el nombre Santo de Serafín.

Fue la vida de San Serafín un claro ejemplo de virtudes cristianas, en especial, la caridad y compasión desinteresa hacia los pobres y necesitados, virtud que llevó siempre al extremo de preferir el pasar las mayores penurias, antes de permitir que un prójimo se quedara desnudo o sin alimentos.

San Serafín, poseía además el don milagroso de la profecía y presentir los secretos de los corazones, don que lo llevó a ser buscado para aconsejar a dignatarios y eclesiásticos.

san serafín

Son muchos los hechos milagrosos que se le atribuyen a este santo, así como destacan su vida de martirio, obediencia y caridad extremas.

Una enfermedad coronaria se llevó la vida de San Serafín a la edad de 64 años, un 12 de octubre de 1604, muerte que, según palabras del mismo Santo, le fue anunciada en sus conversaciones con Dios, aceptándola con beneplácito pues, su obra cristiana, se había cumplido.