Noticias cristianas

Santa Catalina Fieschi. Santo del día 15 de septiembre.


Santa Catalina Fieschi. Conocida también como Catalina de Génova, fue una santa Cristiana y mística, la cual conmemoramos el día 15 de septiembre. Fue una mujer muy bondadosa, caritativa y amable, que se dedicó apasionadamente a cuidar a los necesitados y enfermos.

santa catalina fieschi

Esta santa nace en el seno de una familia adinerada, los Fieschi, y fue reconocida más adelante por ejemplo de conducta y bondad. Dedicaría toda su juventud a complacer al Señor. Desde temprana edad, Santa Catalina Fieschi fue muy obediente y ya demostraba sus dotes de santa. Se dice que desde muy pequeña, ya practicaba la penitencia, como por ejemplo el día que decide cambiar su lujosa cama para dormir en el frío y duro suelo.

A la corta edad de 12 años, Santa Catalina Fieschi recibiría una de sus primeras visiones, teniendo un encuentro con Jesús mismo, quien comparte con ella los sufrimientos de su Pasión, y al cumplir los 13 años, Santa Catalina Fieschi decide concentrarse en la vida religiosa, intentando ingresar al convento de las Hermanas de Nuestra Señora de la Gracia. Lamentablemente, sería rechazada por su corta edad, pero aun seguiría en su búsqueda por alcanzar la santidad.

santa catalina fieschi

Cuando Catalina cumple sus 16 años, su padre muere, y es forzada a casarse por conveniencia, con un hombre completamente opuesto a ella, que la haría sufrir durante sus primeros años de matrimonio. Esto provocaría desesperanza en el corazón de Catalina, quien a su vez, se siente alejada de Dios y de todos. Se encierra en un círculo de dolor, fiestas y frivolidades que no hicieron más que traerle desdicha a su alma.

Finalmente, un día de marzo del año 1473, la hermana de Catalina, Limbania, la convence de visitar a un sacerdote de confianza para que la confiese, y en aquel instante, Santa Catalina entra en un éxtasis, donde el Señor le muestra toda su vida, y haciéndole sentir el daño que había hecho a su amor. Y ese mismo día, se dice que Jesús aparece en su habitación, y fue la señal que convenció a Santa Catalina de volver a la vida religiosa, siendo respetada por sus constantes oraciones y fuertes penitencias.