Noticias cristianas

San Pancracio de Roma. Santo del día 12 de mayo.


San Pancracio. Ciudadano romano que llegó a convertirse al cristianismo, y luego sería martirizado por su fe en el año 304, con tan sólo 15 años de edad. Es uno de los mártires más jóvenes de los principios de la era cristiana. Conmemoramos a este santo el día 12 de mayo.

san pancracio

Siendo a penas un adolescente durante su martirio, se tiene muy poca información de la cual no es segura su autenticidad. Lo que si es definitivo es que el culto a San Pancracio, es muy intenso y difundido desde décadas. Su figura y espíritu luchador, es utilizado como ejemplo de la fortaleza que puede llegar a ofrecernos la fe en Cristo.

Según algunas historias, su padre murió igualmente martirizado, y su madre recogería un poco de sangre de su marido con un algodón para mantenerlo protegido dentro de un relicario, y le diría luego a su hijo San Pancracio: “Este relicario lo llevarás colgado al cuello al momento que demuestres tu valentía, tal como lo hizo tu padre”. 

Luego esto, un día San Pancracio llega a su casa lleno de heridas, pero con una enorme sonrisa. Su madre preocupada, le preguntaría lo ocurrido.

Muy orgulloso, responde: “Me he declarado seguido de nuestro Señor Jesucristo, y me golpearon los paganos para obligarme a abandonar mi fe. Pero yo deseo que de mí se pueda decir lo que el Libro Santo afirma de los apóstoles: En su corazón había una gran alegría, por haber podido sufrir humillaciones por amor a Jesucristo(Hechos 6,41). Y así sería como San Pancracio, obtiene el honor de cargar con el relicario de su padre.

san pancracio

Orgullosamente, Pancracio continuaba profesando su amor y fe en Cristo, hasta que finalmente, terminaría por ser condenado por los paganos. Fue cruelmente azotado a la edad de 15 años mientras lo llevaban al lugar de su martirio. Por cada azote, más orgullosamente profesaba su moral y fe cristiana.

Cuando llegaron al lugar donde sería decapitado, voluntariamente y de buena manera, se arrodilla y coloca su cabeza en el lugar donde recibirá el hachazo, agradece a sus verdugos por enviarlo tan pronto al lado de su Señor, y ante tal valentía, conseguiría la conversión de muchos de los presentes.